Hna. Sandra Flores deja la Dirección del Centro de Estudios de Conferre, CEC

En la jornada de finalización del Primer Semestre se despidió con tristeza, pero con gratitud por el tiempo compartido, a la hna. Sandra Flores, ctsj,  quién ha dejado la dirección del Centro de Estudios de Conferre, CEC, para asumir una nueva misión que su congregación le ha encomendado en la ciudad de Chillán.

El hno. Héctor Campos, ofm cap, en nombre de la Junta Directiva de Conferre, agradeció y valoró el servicio que la hna. Sandra entregó con tanta dedicación y cariño estos meses en el Centro de Estudios. “Fueron pocos meses, pero la huella que deja es profunda”, destacó en su mensaje el presidente de la conferencia.

Así mismo, el Centro de Alumnos, agradeció la cercanía, la motivación y el apoyo constante de la hna. Sandra, que siempre  impulsó a soñar y trabajar por una vida religiosa más alegre, más fraterna, más enamorada de Jesús: “No tengan miedo de mostrar y dar testimonio que son locos que siguen a otro Loco por amor”.

A continuación, les compartimos el mensaje de despedida de la hna. Sandra:

 “Queridos Hermanos y queridas Hermanas, Ronald me ha pedido que prepare un mensaje de despedida del CEC y la verdad, que no siento que sea una despedida, porque una parte mía se queda aquí y una parte del CEC me llevo a mi nueva misión, por lo tanto, gracias a la comunión vamos a seguir unidos.

Haciendo propia la cita que el Centro de Alumnos tomó del Papa Francisco a los Consagrados: “tener memoria agradecida del pasado, vivir el presente con pasión, abrazar el futuro con esperanza”

Quiero agradecer al Señor por estos meses vividos entre ustedes. Fue una experiencia en la que pude palpar, casi sensiblemente, la presencia del Señor en el cariño, la acogida, la disponibilidad de todos los que formamos parte de la Comunidad Formadora del CEC: profesores, alumnos, formadores, señora Eva y Patricia. Cada encuentro y diálogo con ustedes fue una confirmación del Señor de estar en la misión que Él quería que estuviera. Me asombro cómo el Señor va abriendo caminos, donde al parecer no los hay, y sin embargo el sendero está ahí, sólo falta descubrirlo. Aquí en el CEC hay mucha historia, muchas personas que han entregado su vida y sus conocimientos y que tenemos que agradecerles por su servicio alegre, comprometido y generoso al futuro de la Vida Religiosa. Lamento profundamente que la realidad nos haya llevado a tomar ciertas decisiones, en las que por este semestre no vamos a poder contar con ellos dentro de la nómina de profesores, pero no tengo dudas, que ante cualquier invitación a seguir colaborando con la Vida Religiosa aquí estarán. Gracias.

Los invito y me invito a vivir el presente con pasión y con confianza en el Señor. Él, es el que conduce nuestras vidas y nos ha repetido incansablemente: “No tengan miedo, yo estoy con ustedes hasta el fin de los tiempos”. Él es nuestra certeza y no podemos estar en mejores manos, brazos que los de Él, por tanto, vivamos el hoy con alegría, valentía, arriesgando lo que somos y tenemos a cada instante por Él y su Reino. Ustedes, jóvenes, son el futuro de nuestra amada Vida Religiosa. No tengan miedo de mostrar y dar testimonio que son locos que siguen a otro Loco por amor. Sólo el amor es el que da sentido y plenitud a nuestra vida y a nuestro ser de hombres y mujeres consagrados.

Abracen el futuro con esperanza. Como decía el Papá en su mensaje de la XXI Jornada Mundial de la Vida Consagrada de este año, “Somos herederos de los sueños de nuestros mayores, herederos de la esperanza que no desilusionó a nuestras madres y padres fundadores, a nuestros hermanos mayores. Somos herederos de nuestros ancianos que se animaron a soñar; y, al igual que ellos, hoy queremos nosotros también cantar: Dios no defrauda, la esperanza en él no desilusiona. Dios viene al encuentro de su Pueblo”. La Vida Consagrada tiene futuro porque están ustedes. El CEC tiene futuro porque muchos de ustedes seguirán. El número es importante, pero más importante es cada uno desde lo que aportan a esta Comunidad desde su individualidad y peculiaridad. No se desanimen si son pocos, sino que vívanlo como una gran oportunidad. Como decía nuestra Madre Teresa de Jesús, “son tiempos recios los que vivimos” pero son estos tiempos los que nos permiten luchar, soñar y apasionarnos.

Muchas gracias al P. Héctor Campos, presidente de Conferre por su cercanía, apoyo y preocupación constante por el CEC y en él  a los miembros de la Junta Directiva y a todo el personal administrativo que trabaja en la Sede Central. Muchas gracias por todo lo que me han dado y enseñado. Gracias a esta experiencia el Señor me preparó para enfrentar la nueva misión que mi Congregación encomienda y a la que yo libre y gozosamente me he ofrecido. Me encomiendo a sus oraciones. Gracias  y hasta siempre”.

Hna. Sandra Flores Vilches
Hermanas Carmelitas Teresas de San José.

Desde ya acompañamos con nuestra oración a la hna. Sandra, y elevamos nuestra acción de gracias a Dios por el paso de ella por la vida de todos los que formamos parte de la comunidad del Centro de Estudios de Conferre.

 

Hno. Ronald Villalobos A. ofm.
Presidente del Centro de Alumnos del CEC

 

Despedida Hna. Sandra CEC

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *