Masiva asistencia a Oración por la Casa Común

En San José de Maipo, símbolo de la problemática ecológica en la Región Metropolitana, un centenar de consagrados reflexionó y oró por el Cuidado de la Casa Común, motivados por la Vicaría para la Vida Consagrada. En la oportunidad se leyó una carta de las Carmelitas Descalzas del Amor Misericordioso y de la Virgen del Carmen.

Fuente: IglesiaSantiago.cl  / Adaptación: CONFERRE

“Existe una gran conexión entre nuestra vida personal y la vida de toda la obra creada por Dios. Los fenómenos climáticos que hemos vivido en los últimos años, los incendios, la sequía, la falta de agua potable para poblaciones enteras, las tremendas varazones en el mar, los peligros de extinción de especies de animales, nos interpelan, porque la responsabilidad es de todos, tanto del gobierno de turno, como de la empresa privada y de cada uno de los ciudadanos, y especialmente de los católicos, de los creyentes, porque su cuidado es parte también del mensaje integral de nuestro Señor”, señaló el vicario para la Vida Consagrada y obispo auxiliar de Santiago Mons. Jorge Concha.

Con esas palabras dio inicio al encuentro de reflexión y oración por el Cuidado de la Casa Común, celebrado durante la mañana del sábado 8 de abril, en el colegio Rafael Eyzaguirre de las Hermanas Escolapias en San José de Maipo; cita que contó con la asistencia de un centenar de religiosos de las distintas congregaciones presentes en el Gran Santiago.

Monseñor Jorge Concha añadió que en esta oportunidad se escogió uno de los lugares emblemáticos de la Región Metropolitana para hacer el tradicional encuentro de oración anual previo a la Semana Santa, por ser el Cajón del Maipo un pulmón verde y fuente de agua para Santiago, sitio que en el último tiempo “ha sido vulnerado, con el cambio climático y sus consecuencias que nos superan, y también por la intervención del hombre, aluviones y incendios y contaminación del agua”.

“Necesitamos crecer en la conciencia de que tenemos que hacer más por el cuidado de la casa común; la naturaleza es parte de nuestra vida. Pero antes, sabiendo que somos ignorantes en muchos aspectos, necesitamos informarnos y escuchar la voz de los que saben más que nosotros. Esa es parte de nuestra responsabilidad, para que actuemos y seamos también animadores de otros”, sostuvo.

CARTA CARMELITAS

Tras la jornada, se celebró una eucaristía presidida por Mons. Jorge Concha en compañía del padre Héctor Campos, Presidente de CONFERRE y el Padre Mauricio Pizarro, Provincial de los Redentoristas.

En la oportunidad, el Padre Héctor Campos leyó una breve carta de las Carmelitas Descalzas del Amor Misericordioso y de la Virgen del Carmen, en la que dieron cuenta de su realidad como congregación en un sector que clama por el cuidado de la Casa Común. Donde se vive una pugna entre el desarrollo de una hidroeléctrica y los terrenos correspondientes a su convento, lugar de contemplación y oración. “Hemos sido afectadas nosotras y junto con nuestra comunidad nuestros vecinos, que hemos optado por vivir en este precioso lugar. Hemos aprendido términos que antes no sabíamos, y enfrentar también tribunales judiciales, que si bien, es por defender nuestra causa, nos saca de lo propio de nuestra vida de Contemplativas. Y es ahí donde se nos hace fuerte el llamado del Papa a ser profetas hoy ante un mundo en el que los pequeños son pisoteados y pasados a llevar por los que ostentan el poder. Hoy más que nunca se nos pide un testimonio coherente de vida; nuestro mundo y sociedad necesitan el testimonio esperanzador de los que seguimos a Jesucristo”, señalan.

Junto con ello, agradecieron el apoyo que se les brindó por parte de CONFERRE e interpelaron a la Vida Religiosa a tener una actitud profética respecto del cuidado de la casa común y a conocer también la realidad que están viviendo como congregación. “Hoy nos reunimos aquí todos como hermanos, hijos de un mismo Padre… ¿Quién de Uds. ha sabido o ha realizado algo por ayudarnos? Agradecemos de corazón a Hna. Marcela Saenz, Presidenta anterior de CONFERRE, el apoyo que nos brindó en su momento y la directiva que la acompañaba, junto a todos los hermanos y hermanas religiosos y religiosas que vinieron a nuestro monasterio y nos ayudaron a hacer corta fuegos; les agradecemos su tiempo, su trabajo y apoyo.

Nos preguntamos: ¿Por qué nuestra situación no es expuesta a todos nuestros hermanos para buscar una solución común? ¿Puede un grupo de 13 personas, mujeres, monjas de claustro, luchar contra unos grandes gigante  sin el apoyo de todos sus hermanos en la fe?

Nuestro Monasterio se ubica a corta distancia de donde Uds se encuentran. Los invitamos hoy o en otra ocasión a visitarnos, siempre serán bienvenidos y contarán con un espacio de silencio y paz para reencontrarse con Jesús, nuestro amado Señor”, concluye la misiva.

PANEL

Antes de la eucaristía, el encuentro se estructuró en su parte central con un panel integrado por tres especialistas que abordaron distintos aspectos de la problemática.

La primera en hablar fue la Hna. Maggie Loayza, religiosa de la Congregación Compañía de María, directora de la Comisión Nacional de Pastoral Rural, quien expuso una síntesis comentada sobre los principales ejes de la encíclica Laudato Si del Papa Francisco, destacando la mirada global y asociativa de la explotación de los recursos en los sectores más acomodados y el aumento de la pobreza. La religiosa hizo una invitación con propuestas concretas para favorecer lo reutilizable, especialmente en las comunidades y colegios a cargo de los religiosos, migrando de la cultura del consumo a la cultura del uso moderado de los recursos.

Le siguió Nicolás Bambach, director ejecutivo del Centro de Cambio Global de la PUC, quien se refirió a dos fenómenos de la vida actual muy relacionados con el conflicto ecológico: la desconexión presente en los pobladores de las ciudades con el origen productivo de los alimentos. “Eso hace que no nos importe y no cuidamos la naturaleza, desperdiciamos el agua porque es el acto de abrir y cerrar un grifo. Tenemos que reconectarnos con la naturaleza”, dijo.

El otro fenómeno es el origen de la problemática de la migración, debido a que gran parte de la pobreza global es consecuencia de catástrofes naturales que obliga a poblaciones enteras a salir de sus países.

Posteriormente, el Dr. Andrei Tchernitchin, especialista en toxicología ambiental, investigador de la Universidad de Chile y director del departamento de Medioambiente del Colegio Médico de Chile, entregó una contundente exposición sobre los efectos medioambientales, sociales y patológicos a mediano y largo plazo derivados de la exposición crónica y desde el vientre a contaminantes como el plomo y el arsénico.


DOCUMENTO


Oración por la Casa Común

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *