Mensaje de la XLIX Asamblea General de Conferre 2017

“He venido para que tengan vida y vida en abundancia”
(Jn 10, 10)

Convocados por el Señor, los religiosos y religiosas participantes en la XLIX Asamblea General de Conferre hemos orado y reflexionado sobre cómo  “vivir el liderazgo en nuestra vida religiosa al servicio de la transformación de las personas y de las estructuras”.

Iluminados por el icono de la CLAR y la palabra del Papa Francisco, agradecidos por el camino recorrido, nos hemos puesto a la escucha del Señor para  tener más vida.

Sentimos que la contemplación del  misterio de la Trinidad reaviva la  mística y la  profecía que nos identifican como consagrados discípulos misioneros de Jesús. Desde esta experiencia vocacionalmente fundante,  sentimos que el Espíritu hace resonar en nuestros corazones llamadas concretas  para  los próximos años:

  • Llamada a humanizar nuestras vidas con la construcción de relaciones nuevas en una dinámica profética de lo vulnerable y lo pequeño. Construiremos así comunidades inclusivas, signo contracultural del Reino en una sociedad necesitada de ternura y confianza.
  • Llamada a bendecir y a ser memoria viva, llenos de alegría y esperanza, del acontecer compasivo y misericordioso de Dios en el mundo en que vivimos y en las comunidades que somos.
  • Llamada a crecer como Pueblo de Dios cultivando la intercongregacionalidad y el compartir carismático de vida y misión con los laicos. Juntos podremos salir al encuentro de quienes habitan las periferias existenciales.
  • Llamada a convertirnos a “una ecología integral” que nos haga asumir responsablemente el cuidado de la casa común y el compromiso de hacer opciones de vida en armonía con Dios, con nosotros y con la creación entera.
  • Llamada a promover una cultura del encuentro mediante el diálogo intergeneracional dentro de nuestras comunidades y la creación de espacios de acogida, animación y acompañamiento de todos, especialmente  de los jóvenes.
  • Llamada a impulsar prácticas de liderazgo al estilo de Jesús capaces de organizar procesos de transformación de las personas y de las estructuras.

Que Santa María Virgen nos ayude a todos los religiosos y religiosas de Chile, animados por la nueva Junta Directiva de Conferre, a construir nuevos lenguajes, significados y símbolos como respuesta a estas llamadas del Señor. Que ellas sean fuente de vida abundante y nos abran caminos para ser, en la Iglesia y en el mundo,  testigos fieles del Señor, centro de la vida y de la historia.

Centro de Espiritualidad Loyola-Padre Hurtado, 27 al 29 marzo de 2017.

Mensaje de la XLIX Asamblea General de Conferre 2017

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *