Pascua de la Hna. Ana María Campos

La conferencia de Religiosas y Religiosos  agradece profundamente la Vida de Hna. Ana María Campos, caracteriza por la entrega y la abnegación en los diferentes servicios prestados en CONFERRE: Pastoral Vocacional, Mutual de Salud, Formación Permanente, etc. Siempre dispuesta a ayudar  con la sonrisa y la sencillez  de una vida muy unida a Dios y consecuente en el seguimiento del Señor.

Gracias Ana María, goza de la plenitud eterna del que te llamó y te amo hasta las últimas horas en tu lecho del dolor.

Con gratitud y oraciones a sus hermanas de su  amada Congregación “Franciscanas Misioneras de María”

Héctor Campos, OFMCap
Presidente y Junta Directiva

Reseña Hna. Ana María Campos

La Hna. Ana María Campos Barraza nació en Santiago el 8 de enero de 1959.  Sus padres, don Orlando y doña Albina, la trajeron al mundo en un hogar unido donde fue formada en valores cristianos. El colegio Cecilia Lazzari y su participación activa en la pastoral juvenil salesiana de la parroquia Don Bosco, contribuyeron en gran medida a reforzar su formación cristiana y su compromiso con el Jesús del Evangelio.

Tenía escasamente 17 años cuando El llamó a su corazón diciéndole, como a los Apóstoles, ¡Sígueme!,  y así lo hizo Ana María, con generosidad y entrega, ingresando poco tiempo después al noviciado de las Franciscanas Misioneras de María.

Después de su profesión pudo completar su formación con estudios universitarios de Ciencias Religiosas y Teología, conocimientos y experiencias que multiplicaría en provecho de muchas personas.

La zona Sur de Santiago, Valparaíso y Valdivia fueron inserciones donde se prodigó, siempre en zonas de marginación, dedicándose especialmente a la pastoral de formación de los jóvenes, a la promoción de la mujer y a la catequesis familiar.

Varias hermanas chilenas trabajaban ya como misioneras en diversos países de América, pero Ana María fue la primera chilena en salir del continente americano enviada a misionar en Sudáfrica, donde su labor, junto con su comunidad, apostaba por el apoyo, la defensa y la promoción del pueblo autóctono, que en esos años, apenas vislumbraba la igualdad de derechos por la que tanto luchó Nelson Mandela.

La Provincia de Bolivia-Chile, que la conocía, la quería y reconocía los valores que en ella se destacaban, la llamó escogiéndola como provincial y aquí la tuvimos desplegando su sentido de la organización, su inteligencia, su apertura y creatividad en favor de las comunidades y de la misión, con una sensibilidad especial por las hermanas enfermas.

Terminado su mandato regresó feliz a su querida y recordada misión de Sudáfrica, pero Dios tenía otros planes para ella y el Capítulo General del 2008 la designó como Consejera General; por lo que dejando Sudáfrica, viajó a Roma a colaborar con la Superiora General en la conducción del Instituto.  Fueron años de trabajo intenso, de largos viajes cruzando hemisferios y continentes hasta que se le detectó su enfermedad.

Las hermanas vimos con admiración cómo la asumió, admiramos su valentía y entereza, su confianza en Dios y su capacidad de sufrimiento.

A muchas personas afectará su partida, pues además de todo lo ya enumerado, el Señor regaló a Ana María un don especial para las relaciones humanas y para cultivar amistades enriquecedoras tanto con personas laicas como con religiosos. Los hermanos de la Familia Franciscanas, queridos y cercanos, pero además, ella se abría a la amistad con hermanos de otras familias religiosas, tanto femeninas como masculinas, en una amplitud que sin duda enriquecía ambas partes.

Anita María, ya estás en los brazos del Dios a quien tanto amaste… Que en ellos, como un niño en los brazos de su madre, descanses en paz

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone


Una respuesta a “Pascua de la Hna. Ana María Campos”

  1. Veronica Madariaga Gomez dice:

    Descansa en Paz Anita Maria,que nuestro señor te acoja en su regazo ,te conoci muy joven, fuiste una persona que me recibio en tu familia con los brazos abiertos,siempre te tendre en el recuerdo de mi corazón,te quise mucho igual a tu familia en especial a tu hermana Gloria,Dale coformidad a tu familiay que descanses en Paz,senti mucho tu partida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *