FICHAS LAUDATO SI’

190615

Reflexiones desde la Encíclica Laudato si’

“La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios”
(Gabriela Mistral, Revista de Educación, Año II, Nº 1, Santiago, marzo de 1923)

Durante el año 2015  JUPIC-CONFERRE se comprometió motivar la reflexión y socialización de la Encíclica Laudato Si’ de Su Santidad el Papa Francisco tanto entre los miembos de la conferencia, como tambien a nivel social.

La enciclica se elaboró, y fue pensada por el Papa, para ser entregada en el marco de los preparativos y reflexiones previas a la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático o Vigésima primera Conferencia de las Partes (COP21) celebrada en París en noviembre de ese año, ya que esta se presentó como el momento elegidó por parte de las naciones para tomar decisiones y acuerdos concretos para frenar el cambio climático y el deterioro del planeta.

Esta enciclica, como la refleja su introducción, es reflejo de una corriente de pensamiento presente permanentemente en el mundo cristiano, pero que no había sido hasta hoy sistematizada y considerada en un status de magisterio de nuestra iglesia.

Bajo esa circunstancia, el departamento de JUPIC de Conferre convocó a laicos y vida consagrada a dos Encuentros introductorios que nos permitieran motivar su lectura y reflexion además de aportar a una nueva conciencia sobre el tema, y a reconocer que el cambio propuesto en la enciclica nos incumbe a todos y todas: a personas, asociaciones civiles laicas y religiosas, empresas, gobiernos, estados y organizaciones mundiales, etc. Por ello para 2016, JUPIC programó dar continuidad a esos Encuentros mediante la preparación y difusión de un conjunto de fichas, cuyo objetivo es contribuir a la reflexión colectiva y personal sobre los temas propuestos en la encíclica.

El método sugerido responde a un diseño intuitivo que nos invita a ir más allá del reciclaje, de ahorro de energía, de restricción vehicular, industrial y habitacional para abordar la gravedad del problema, ya que los considera insuficientes. Sino más bien nos invita a profundizar en nuestras propias realidades y a partir de ellas buscar caminos de cambio. Es un proceso que aspira a:

  • Identificar la naturaleza de la persona humana y desde ahí ayudar a integrar aquellas conductas que según nuestro origen divino y los ser hechos a semejanza de Dios nos muevan a la tarea permanente de cuidar los bienes comunes.
  • Incentivar un conocimiento más profundo de las causas de los problemas actuales y del peligro que representa para el futuro de la humanidad para, en virtud de ellas, definir prioridades reconociendo lo qué vale la pena hacer y lo qué debemos dejar atrás.
  • Fortalecer la toma informada de conciencia.
  • Promover una nueva conciencia personal que no se limite a ser fruto de la curiosidad, moda, temor, crítica o indignación sino que se constituya en decisión comprometida para cambiar el sentido y la intensidad de las relaciones actuales entre los seres humanos y entre nosotros mismos y el planeta que habitamos.
  • Por último, una invitación a hacernos parte de los movimientos sociales organizados para, junto a ellos, promover y exigir no sólo el cumplimiento a nivel nacional e internacional de los acuerdos sobre el cambio climático, sino también la promoción de nuevas miradas y caminos alternativos para cuidar la casa común.

DESCARGAR FICHAS


Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone